GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA
TELÉFONOS: 0223-4693210; O BIEN 0223-156859522; O WHATSAPP 2236859522 O WHATSAPP +54 9 223 6859522
PAGINA DE FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR
FACEBOOK PERSONAL: Eduardo Francisco Cañueto
EMAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

domingo, 1 de diciembre de 2019

PESCANDO PIRAIBAS EN EL RIO ARAGUAIA, por Eduardo F. Cañueto

El río Araguaia,  es uno de los ríos más importantes de Brasil, tiene más de 2000km de extensión y recorre diferentes estados, como el estado de Mato Grosso, Goias, Pará, y Tocantis, luego se nutre de otro río llamado Tocantis, y cambiando de nombre desemboca en el caudaloso río amazonas. El nacimiento de este río se nutre de diferentes afluentes en las sierras altas de la cordillera de Araras, en la parte sur del Mato Grosso. Y esta zona es la que vengo visitando ya desde hace algunos años con diferentes grupos de pesca. No es de fácil acceso, ya que debemos bajarnos en vuelo en la ciudad de Goiania, luego hacer unos 600 km por diferentes carreteras, y por último, más de 30  kilómetros rio arriba con embarcaciones especiales preparada para navegar en ríos rápidos y con saltos. En esos sitios agrestes armamos el campamento. La logística es compleja, pero el lugar es casi soñado: tapires por doquier, carpinchos, lagartos, osos hormigueros, monos, chanchos salvajes, aves de todo tipo, centenares de guacamayos, los temibles jaguares, etc., parar en una playa cualquiera al costado del rio, es ver cientos y cientos de huellas de animales.
Precisamente la palabra araguaia, en la lengua Tupi-Guaraní, significa rio de Guacamayos. Otra de las características del rio, por la zona donde andamos es que el rio además de nutrirse de innumerable cantidad de arroyos con unas cascadas increíbles, incluso algunas son de aguas termales, en menos de 20 km baja unos 35 metros de altura, es decir que es un rio muy rápido con caídas abruptas, y esta condición le da un nivel de complejidad bastante importante para navegar y para pescar. En estas aguas claras y oxigenadas tenemos diferentes opciones de pesca, podemos realizar una pesca pesada con algún ejemplar de pez de cuero grande, este rio tiene gigantes piraibas, jau, y pirararas (bagre cola roja), o bien en las correderas con equipos más livianos podemos pescar cachorras, apapás (sardinata real, o doradas), bicudas, tambaqui (pacu negro grande), corvinas de rio etc.
En mi reciente viaje a este río, pude experimentar por primera vez la lucha feroz con una piraiba de casi 100 kilos. La piraiba es uno de los trofeos, junto con los arapaimas, más buscados por los pescadores deportivos en ámbitos selváticos.
Es una especie de dura batalla, de grandes corridas, saltos, tiende a ir rio abajo a toda velocidad, impulsada por su aleta caudal en V que le da mayor propulsión todavía. Pelear una piraiba en este rio potencia aun más la pelea, básicamente porque debemos acompañar con la lancha la corrida del ejemplar, esquivar en esa corrida los saltos del rio, y tratar que no se meta debajo de alguna piedra. Así fue que después de algunos días de pesca, capturando otras especies como pirararas, y jau, mi momento de pesca con una buena piraiba, iba a llegar. El primer pique que tuve sobre el rio Araguaia, fue en un sitio que se conoce como los canyons, es una parte del río que se encajona, donde pasamos de tener 150metros de ancho de rio a 3 metros. Si solamente tres metros pero de mucha profundidad, y de una velocidad impresionante con cascadas a tu alrededor. El primer pique, fue una corrida imparable, no me permitió sacar rápidamente la caña de los posacañas de la lancha por la presión que ejercía, luego toco una piedra y se corto todo, media carga de reel se perdió.
Obsesionado con la captura de uno de estos depredadores gigantes de los ríos selváticos, ya espere la segunda corrida pero con la caña en la mano. A los cuarenta minutos de tener la caña pesada en la mano, tuve lo que pareció una corrida pero no firme. Tense un poco la línea porque había quedado todo flojo, y en el momento en que pensé que se me había perdido la carnada, tuve otra corrida pero esta vez con la caña en la mano. Tampoco lo pude frenar, se metió entre las piedras, y nuevamente perdí la posibilidad de pelearlo. Repusimos el carrete, porque ya casi no tenía más carga, me seguí quedando en el lugar, y como el dicho popular dice “que no hay dos sin tres”, vino la tercera corrida, y clavada. Imparable, manejaba todo el nylon que me sacaba un poco con el freno y otro poco con el dedo en el carrete, ese dedo sangro, pero logre frenarlo. Ahora tenía que tratar que no se metiera en las piedras. Pero en esta oportunidad, luego de mostrarse después de 45 minutos de pelea, la piraiba se fondeo y creo que rodeo una piedra, no la pudimos sacar más, y en plena tensión, y fricción, del nylon del 120 de grosor, termino cortando todo. La lucha con ese coloso que se fue, seguramente seguirá creciendo en mi relato a través del tiempo, pero verdaderamente se trata de una
pesca que no voy a olvidar, por la bravura del animal, y obviamente por el contexto, pero bueno de eso obviamente se trata la pesca, algunas veces ganamos los pescadores, y otras tantas los peces. El equipo que utilice para la pesca de estos monstruos de rio, se trato de una caña penn que utilizo como pesca pesada oceánica para marlín y atunes, acción 200 libras, un carrete marca penn senator 6/0 cargado con nylon del 120, un anzuelo 14/0 que utilizo en Argentina para la pesca de tiburones, son marca mustad degradables para el caso que se pierda el ejemplar como en este caso. De carnada o cebo natural utilice un bagre vivo que en la zona lo llamamos mandi, enganchado por el lomo. Parece un equipo casi anti deportivo por lo pesado que es, el reel es literalmente un malacate, pero el tema en este caso no solamente es la bestia que uno esta pescando, sino la velocidad del rio, la fricción con las piedras, etc. La corrida inicial de la piraiba rio abajo es lo más parecido al marlín que he visto, el carretel giraba, y giraba a toda velocidad.
En este viaje, rompí esta caña de pescar con otro ejemplar que me sorprendió el pique, y caímos en una pequeña cascada en plena faena y en la desestabilización de la navegación la pago el equipo. No son nada fáciles las piraibas, y uno siempre busca la pieza mayor. Ya me habían anticipado la imposibilidad de pescar estos ejemplares en estos ámbitos, pero muchas veces si no lo vemos o no lo experimentamos, no lo creemos. Más allá de la característica de estos ejemplares, la dificultad además de su potencia pasa básicamente por las condiciones que tiene este rio. Pero como la pesca tiene revancha, al día siguiente pesque otra piraiba, más chica pero pudimos hacer la devolución correspondiente en la orilla con la sesión de fotos que ameritaba. Mis compañeros ese día también lograron sus piraibas más chicas. Nadie pudo con las gigantes. Es sabido que logran pesos superiores a los 200 kilos. Se trata de una especie de piel, de color gris, con tres pares de bigotes, con cuerpo comprimido
lateralmente. Aletas pectorales y dorsal de velocidad, y acompaña su buena aleta caudal una aleta anal de buen tamaño que seguramente le sirve de timón.  Son totalmente voraces, comen todo lo que encuentran a su alrededor, como monos, serpientes, pájaros, perros, gatos, hasta incluso otras piraibas. Tienen muy buen olfato, se adaptan muy bien a zonas de escasa visibilidad y en cavernas. Depredadores natos.
También en este mismo viaje pude sacar pirararas (bagre cola roja que en Perú lo llamamos pez torre), y jau. El jau es una especie protegida en varios sitios del Brasil y también en Argentina. En Argentina lo llamamos manguruyú. Y también pescamos varias cacharas, que son ni más ni menos que los surubies atigrados que tenemos también en Argentina, y que habitan en muchas cuencas amazónicas. Quedará para otra nota la excelente pesca con señuelos que también realizamos en este rio de otras especies como el apapa, cachorras, bicudas, corinas, tambaqui (pacu negro o gamitana, etc.). Aprovecho para agradecer como siempre a la revista CAZA Y PESCA PERÚ, que me permite compartir mi experiencia de pesca con sus lectores. 

EQUIPOS QUE UTILICE PARA PESCA DE PIRAIBAS: 
CAÑA:  COLONY 1.98 MTS GRAFITO M8 ACCIÓN HEAVY 200 LIBRAS
CARRETE: PENN SENATOR 6/0
CARGA DE CARRETE: NYLON 120
BAJADA DE ACERO UN METRO
ANZUELO MUSTAD SERIE 3407, 14/0





GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR

WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

jueves, 19 de septiembre de 2019

PESCA DE APAPAS EN EL MATO GROSSO, por Eduardo Cañueto




NO DEJES DE CONSULTAR SOBRE ESTE TOUR: 
TENEMOS EL MEJOR PRECIO, EL MEJOR SERVICIO, LA MAYOR EXPERIENCIA

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA

TELÉFONOS:             0223-4693210      ; O BIEN 0223-156859522; WHATSAPP +5492236859522;
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ecanueto,
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pescadeportivalobodemar/;
TWITTER: @lobodemarmardel;
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR;
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

martes, 10 de septiembre de 2019

LAS CHAMBIRAS O PAYARAS, por Eduardo Cañueto

Muchas veces se habla de hacer un Grand Slam en la pesca deportiva, así por ejemplo para los mosqueros, nos estaríamos refiriendo a la posibilidad de pescar en el mismo día, un bonefish, un permit, y un tarpon en alguna zona del Caribe. Del mismo modo, para los pescadores de marlín, podríamos hablar que en una misma jornada de pesca, en el barco se pueda capturar un marlín rayado, un marlín azul, y un marlín negro. Pero si habláramos de pesca deportiva en la cuenca del amazonas, sin ninguna duda el Grand Slam estaría dado con la posibilidad de pescar en un mismo día un tucunare, una payara, y un arapaima. La selva peruana hoy día, es uno de los pocos destinos dentro de la cuenca amazónica en el que se pudiera cumplir esta condición. 
En lo que sigue de la nota me quiero referir a las payaras. Las payaras, también conocidas como
cachorras en Brasil, chambiras en muchos sitios de Perú y Bolivia, pez vampiro o diablo, pez perro o chafalote en Argentina, etc., las podemos pescar no solamente en la cuenca amazónica, sino también en la cuenca del Orinoco. Personalmente he tenido la posibilidad de pescarlas en el Mato Grosso en Brasil, en el río Orinoco en Venezuela, en el río Vichada en Colombia, y en la zona de Madre de Dios en el río Tambopata en Perú. Después en Perú en algunos ríos he capturado una subespecie, muy similar, que desarrollan menos tamaño y salen en época de vaciante, y son buenas para utilizarlas como cebos naturales para la captura de otras especies. 
Pero al hablar de pesca de payaras o chambiras en Perú, no puedo dejar de recordar, y señalar uno de los aspectos más lindos que me ha pasado en la pesca, y que paso a redactar brevemente con la intención que ésta nota llegue al destino deseado. Fue en el año 2013, pero no recuerdo la fecha justa, decido tomar un vuelo desde Argentina a Perú, con la idea de ir a la zona de Madre de Dios. Tenía un buen dato de pesca, y lo quería corroborar. El vuelo saliendo de Buenos Aires, Argentina, primero hizo escala en Lima, luego en Cuzco, y luego en Puerto Maldonado. En Puerto Maldonado, me tendía que esperar una persona que nunca vino, y ahí quede a la deriva con los equipos de pesca, y las valijas. Me tomo una moto taxi hasta la ciudad, recorro la plaza central, me pongo en contacto con el amigo Jorge
Borja, operador turístico de la zona, y me ofrece llevarme a pescar rio arriba del Tambopata. Al día siguiente salimos por la ruta inter oceánica que pasa por la zona, una hora aproximadamente, luego nos internamos en la selva con la camioneta, unas dos horas aproximadamente. Nos topamos con el rio Tambopata nuevamente pero lejos de la ciudad. En el río nos estaba esperando una lancha, el río se presentaba en algunos sitios bastante ligeros, ideales para las payaras, y nos fuimos unos cuarenta minutos navegando río arriba hasta el albergue. Prepare todos los equipos regresamos al río, y comencé con la pesca. Fui directo a las payaras a un sitio donde el rio hacia unos remolinos porque chocaba con unas piedras volcánicas.
Ahí, obsesionado con el lugar, porque realmente me parecía muy bueno para esta pesca,  estuve casi todo un día, sin capturar alguna, hasta que cansado me fui a otro sitio y me puse a pescar con cebos naturales. Ese día pesque varias rayas de dos o tres kilos, y luego con un equipo liviano, me puse a sacar unas especies de mojarrones, o sabalitos que peleaban bastante. Se hizo de noche, regresamos al albergue, y sin novedad con las payaras. Había que pensar otro plan de pesca para el día siguiente con las payaras. Jorge, quien me había trasladado hasta el lugar me invita a ir a visitar a una familia que posee un albergue sobre el rio Tambopata pero más abajo. Cuando los visitamos, nos recibieron muy gentilmente, y mi sorpresa era ver unas mandíbulas enormes de payara colgadas.
EL PESCADOR AMIGO DE PERÚ, QUE NO RECUERDO SU NOMBRE
Les pregunte por la zona de pesca, y era la misma que había estado el día anterior. Con el amigo Jorge decidimos regresar a la zona que habíamos estado haciendo intentos, y me encuentro con un grupo de pescadores peruanos que estaban finalizando la pesca. Solamente pescaron una hora, con excelentes capturas de payaras. Ya se tenían que ir, dialogue un poco con ellos, les dije que el día anterior había estado pescando en el mismo lugar que ellos, pero sin novedad. Entonces uno de ellos, quien no recuerdo su nombre, me dijo que le mostrara mi material de pesca. Abrí mi caja de señuelos, el amigo observo, luego abrió su caja de señuelos, y me regaló un rapala magnum de madera con paleta de acero, con tonalidades azules y panza blanca. Me dijo: “te falta este, y con este vas a pescar”. El señuelo totalmente mordido, y con un diente clavado al medio que abrió la madera, me funciono a la perfección. Ese día, y al día siguiente, pesque payaras únicamente con ese señuelo, rogando no perderlo. Mi eterno agradecimiento a ese pescador que no recuerdo su nombre, ojala pueda leer esta nota, la persona que desinteresadamente me regalo su mejor señuelo, que no solamente tenía un buen valor económico, sino que además en estos casos se trataba del señuelo ganador, al que nosotros siempre le otorgamos un valor afectivo. Por suerte, unos años después, pude hacer lo mismo con un desconocido. Ese pescador peruano que no recuerdo su nombre, me dejo y me recordó la esencia de esta actividad que muchas veces olvidamos, “considerar a la pesca deportiva como una genial excusa para hacer nuevos amigos, y para compartir experiencias, y por qué no, tu mejor señuelo”. 

En lo que hace a las payaras, para aquellos que no conocen la especie, se trata de una especie más bien aplanada con una buena aleta caudal y aletas pectorales que le permite realizar corridas muy veloces correntada en contra para ir tras su presa. Con estas características, y como buen coloso de la selva, da unas corridas muy buenas decoradas con unos saltos inolvidables a la hora de pescarlos. Su agresividad no es dada solamente por su corrida, sino también por su morfología, sus curiosos colmillos de más de 10 centímetros de largo, se guardan en el labio superior cuando cierra su boca. De color plateado con panza blanca, es fácil distinguirla cuando a la caída del sol comienza a cazar dando unos saltos ornamentales.
Siguiendo con la pesca de payaras, las condiciones en líneas generales siempre son las mismas a considerar: 

SEÑUELOS
como es una especie considerada rompe señuelos por su demoledora mandíbula y dientes, lo ideal es que se lleven señuelos duros, sea de madera o bien de plástico macizo. Si no son de plástico macizo, llevar algún pegamento para arreglarlos, porque cada mordida es posible de rotura. 
Como se rompen muchos hay que llevar una buena cantidad señuelos, y de diversos colores, así como en la historia que conté tomaba solamente el de líneas azules, en otros sitios me rindió más el cardenal, en otros el tiger hot, en otros el rayas naranjas, etc. Nunca sabemos cuál va a tomar mejor
habitualmente encontramos esta especie en aguas ligeras, por eso el señuelo debe tener que poder aguantar también la correntada. 
La confección de anillas y anzuelos deben ser de primera calidad. 
Señuelos de 14 a 20 cm son los ideales, rapala magnun de pala metálica, con colores bien vistosos para que estos depredadores distingan bien el señuelo desde el agua
CAÑAS: 
Pueden ser de 2 o 2,20 mts médium heavy, heavy y hasta extra heavy, básicamente es según el sitio en que las vayamos a buscar. Lo cierto es que se requiere un equipo firme para en la clavada poder enganchar a estos peces que poseen una boca muy dura con cartílagos, dientes y huesos para que pase la traba del anzuelo
REEL: 
Carretes de 3000 o 4000, con carga de multi del 0.18 al 0.25 para poder trabajarlo en aguas correntosas, una bajada de fluorocarbon de 2 mts para el rozamiento de las piedras, y unos 50 cm de leader de acero para tomar el señuelo. Esto último es más que importante para no perder material de pesca. Sus filosos dientes cortan literalmente todo. 
Unos guantes de buena calidad para sujetarlo de la cola al acercarlo a nosotros, y un boga grip para neutralizarlo. Una mordida de una payara puede ser una herida muy grave
SPINNING: se las pesca en la modalidad de spinning, y lo ideal es ir recogiendo haciendo pequeñas paradas, y cambios de velocidades. Generalmente siguen el señuelo de abajo, y los cambios de velocidades o paradas aparentemente las provoca más

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR


WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

martes, 28 de mayo de 2019

BAJANDO CON UN MARLIN EN APNEA

Este año en Galápagos tuvimos muchas capturas de marlin, y por consiguiente muchas devoluciones. Pero una de las tantas capturas, tuvo una devolución especial, la posibilidad que me dio de bajar algunos metro en apnea. El mar se presentaba con algo de correntada pero con una marejada suave, asi que les dije a mis amigos, Tono de la provincia de Cordoba, al negro Temprano y Jorge de la provincia de Chaco, y Gustavo y Mario de Buenos Aires, que me sostuvieran el marlin del pico y de la aleta dorsal, me puse las patas de ranas que siempre llevo en el barco, la luneta y el snorkel, tome el marlin de la aleta, y baje en un descenso vertical con él. Esta experiencia ya la había realizado algunos años atrás. Pero para uno que ama la actividad de la pesca y el buceo como yo, siempre es muy tentador, algo soñado, la experiencia increíble. Porque por un lado es la posibilidad de devolver un ejemplar de este tamaño y de estas características, aspecto que moviliza y emociona mucho, y por otro lado, nadar a la par, abrazándolo con un ejemplar de estos es como fusionarse con la naturaleza misma, es darnos cuenta al menos por un instante que el mar nos da todo, que es un milagro interminable, y que nuestra función sin ninguna duda es cuidarlo. Espero les guste el video, no dejen de verlo

VER EL VIDEO


GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR


WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

lunes, 27 de mayo de 2019

FRENESÍ EN EL PACÍFICO, por Eduardo F. Cañueto

Habitualmente, en la pesca oceánica de altura, cuando navegamos, vamos observando todo el panorama en el mar. En el caso de la pesca del marlín, como en el de otras especies, como ser atunes o dorados, tratamos de encontrar lo que puede ser el movimiento de aves marinas, o de lobos marinos, etc... Generalmente en la paz del océano este suele ser un buen indicador para la pesca. Así fue que en mi última estadía trabajando en pesca deportiva en Galápagos, comenzamos a seguir a unas bandadas de cormaranes, y piqueros, que navegaban con rumbo a oeste. Decidimos con la tripulación cambiar nuestro rumbo y seguirlos, dado que no nos encontrábamos con la pajarada habitual que nos marca el cardumen, y así fue que navegamos durante casi una hora con el rumbo de ellos, hasta que de lejos primero divisamos los delfines saltando, pero en la medida que nos acercábamos, veíamos el crecimiento de la actividad. Junto con los delfines, estaban los lobos marinos, centenares de pájaros de diversas especies que se clavaban literalmente en el mar para conseguir su comida, tiburones arrasando especies, etc., un verdadero espectáculo en el medio del océano pacífico, el verdadero frenesí de la vida misma.
Obviamente nosotros que veníamos de arrastre con teaser (llamadores o excitadores ) y connan (señuelos de tope de superficie), no hicimos más que cortar esa franja de excitación en el mar, y los piques no tardaron en llegar. Tres corridas de marlín rayado al mismo tiempo en nuestros equipos, decidimos pelear uno, y fue increíble porque en la medida que el carrete giraba a toda velocidad, veíamos otros marlines en la zona, algunos embistiendo carnada y saltando solos como delfines. Un verdadero espectáculo casi circense en el mar, de todo pasaba en ese lugar. La zona de pesca, era el bajo de la isla Española, bajos de 180 metros de profundidad, con caídas de 600 a más de 1000 metros. En los bajos casi siempre se concentra la carnada y la vida misma, pero claro nunca sabemos en cuales de los bajos se va a presentar la pesca, y en este caso nos la marcaron como siempre los pájaros.
La pesca del marlín, suele ser uno de los máximos desafíos para los pescadores deportivos, no solamente por el uso de los equipos, sino también por la velocidad que desarrollan estos ejemplares. En algunas de las especies, como es el caso del marlín azul, o del marlín negro, hay mediciones de más de 100 km por hora. Obviamente pareciera que no hay equipo que alcance, pero pescar un marlín se trata de una pesca en equipo, entre el pescador caña en mano y el capitán del barco. De esta especie se sabe que posee una visión acuática impresionante, con capacidad de distinguir una gama más que importante de colores. Por eso pescar un marlín, no es tarea sencilla, muchas veces debemos cambiar la velocidad de arrastre de los señuelos, que puede de 6 a 11 nudos, también la gama de colores de los señuelos, muchas veces toman el señuelo azul con rosa, otras veces el amarillo con verde, otras el rojo y blanco, etc., hay que ir probando constantemente diferentes opciones.
También es un pez que no resiste fallos, en sus grandes saltos, o brincos, pasa de todo, motivo por el cual el bajo línea, o el armado del señuelo debe ser armado todo con la máxima calidad para que resista semejantes embestidas. En esta oportunidad, utilizamos una doble línea de leader de unos dos metros unido con un trenzado al bajo línea de tres metros (material fluorocarbono) de más de 200 kilos de resistencia. La importancia de un leader tan largo radica básicamente en que el marlín en su pelea roza permanentemente su pico áspero con el mismo y corre riesgo de cortarse todo, también cuando se lo acerca al barco suele rosar el leader con el fondo del barco, y fundamentalmente, la necesidad que el mismo sea largo y de buen grosor es para que el colaborador, en este caso yo, una vez que accede a tomar el leader, pueda acercarlo a mano hasta el barco con tranquilidad, para después poder liberarlo fácilmente. La maniobra de traer a mano el marlín tomado del leader, es importante utilizar guantes especiales, no solamente por el leader, sino también porque para la liberación hay que sujetarlo fuerte del pico. 
En cuanto a la disposición de los señuelos para el troleo o arrastre, cada uno tiene su teoría o librito. En mi caso me gusta trabajar los teaser cerca del barco casi a dos metros de los motores, luego el primero y segundo señuelo en las dos primeras líneas de olas que arman la estela de los motores, luego un poco más alejada, en la cuarta y quinta ola el tercer y cuarto señuelo ya tomados desde los tangones, y por último una quinta línea bien larga, que generalmente suele ser la más efectiva. Pero nunca hay una regla general con estos ejemplares en cuanto a la mejor disposición, de hecho hace unos días un marlín me ataco y se llevo uno de los teaser que teníamos pegado al barco, es decir que podría haber tomado el señuelo más cercano. Pero lo que sí es importante a la hora de desplegar los señuelos, es poder conjugar la mayor cantidad de gama de colores, y efectos visuales y auditivos entre teaser y señuelos para poder captar la atención del marlín. Otra opción es combinar el tamaño de los señuelos, los más pequeños generan efecto de imágenes de presas más vivaces, y por el contrario los señuelos grandes marcan imágenes de presas más lentas. 
Lo que puedo contar de mi experiencia de pescar marlín es que los señuelos de gamas oscuras y cerca del barco, y los señuelos de coloraciones más claras, en posiciones más largas, es lo que más funciona. La razón que obedece posiblemente esta distribución, podría deberse a que la turbulencia generada por el motor hace que sean más visibles los señuelos grandes y oscuros en posiciones cortas y que en la distancia en donde se producen los ojos de agua con mayor claridad sean más visibles los señuelos más pequeños y de colores llamativos. Esto podría explicar, porque la mayoría de los marlines que capturamos por estos días en Galápagos fueron con un señuelo que siempre me acompaña, y por suerte no se pierde, de color rosa y blanco, con cabeza de plomo, de tamaño pequeño, y lo ponía en la línea más alejada del barco, es decir la quinta.
Por último, sin abusar de los renglones que me permite esta editorial, CAZA Y PESCA PERU, a quien agradezco la posibilidad que me da de poder volcar mi experiencia como pescador, quería resaltar el tema de los anzuelos, y la liberación. Se ha comprobado que el uso de los anzuelos circulares genera menos daño, puesto que los mismos no son engullidos por las diferentes especies, evitando así dañar órganos vitales como agallas, etc, y además porque los mismos suelen clavarse en la mandíbula haciendo de este modo más fácil su liberación.
Y en cuanto a esto último, para la liberación siempre es importante que el animal recupere previamente toda la energía que perdió en su combate, por lo tanto una buena liberación, es sujetarlo firmemente del pico, hacer movimientos en zigzag con el mismo, a una navegación lenta, hasta que el ejemplar recupere de un modo vivo todos sus colores, eso no da una muestra de la recuperación de su energía. En mi última visita grupal en las islas Galápagos, en cuatro jornadas pudimos capturar y liberar 25 marlin rayados, y dos marlín azules sin generar daño alguno a la especie.
SUGERENCIAS: 
Usar material de primera calidad, esta pesca no admite errores. 
Calibrar correctamente los frenos de los reels.
Combinación de tamaño y colores de los señuelos.
Probar con diferentes velocidades el troleo, de 6 a 11 nudos. 
Utilizar guantes para sujetar leader y pico del marlín.
Usar anzuelos circulares para esta pesca



GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR


WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

PESCAR UN TIBURÓN ESCALANDRUN (por Eduardo F. Cañueto)

TIBURÓN BACOTA
Fines de Enero, siendo las 7 am, botamos la Lobo de Mar, desde el Club Náutico La Escollera de la localidad de Santa Clara del Mar, el mar se presentaba muy calmo, por no decir “planchado”, el servicio meteorológico nos auguraba una buena jornada, vientos suaves del N rotando al E. Veníamos de una semana parejita con el clima, todos días cálidos, y el mar con una temperatura de casi 20 grados, bien caliente para la pesca. La propuesta de la jornada de hoy con la familia Parma de la localidad de Bolivar era la pesca del tiburón. Tomamos rumbo E,  y navegamos aproximadamente unos 30 minutos a unos 15 nudos,  hasta una depresión que hay  en la zona y se conoce como “pozo de los Tanos”. Este sitio tiene unos 16 metros de profundidad, el fondo se presenta con piedras planas tipo lajas, pero con muchos lombrizales y cangrejales. En este sitio solemos pescar muy buena variada y también en esta época algo de besugo rosado. La zona fue seleccionada para la pesca ese día porque como el objetivo era la captura y devolución de un tiburón, los mismos, y fundamentalmente los bacotas, suelen percibir los cardúmenes de mucha distancia, y en el lugar era muy probable que nos topáramos con algún cardumen de besugo. Si esta condición se da es muy probable que se acerque a la zona algún tiburón. 
Llegamos a la zona de pesca, comenzamos a liberar nuestros equipos de tiburón, en esta oportunidad 4.
TIBURÓN ESCALANDRUN
Primero fondeamos dos equipos, luego una de superficie, y otra más a la deriva. Los equipos fondeados los abrimos en ángulo de 90 grados para que en caso de corrida no se lleven por delante los aparejos. Luego jugando con la correntada y el viento que tengamos en el momento, dando flotabilidad con globos comunes, tratamos que esta línea, la de superficie, nos quede en el medio de estas dos pero a unos 100 metros de la embarcación (las otras están a 50 metros), la última que tiramos la dejamos a la deriva para que la correntada la lleve para cualquier lado suba, baje, y haga lo que quiera. Los aparejos que fondeamos le hacemos un anclaje con algunos fierros simulando un ancla de fabricación casera pero de poco peso, y atamos este anclaje con una tanza fina para que en caso de corrida se corte. De tanza para este anclaje agregamos un metro a dos dependiendo de la correntada que tengamos ese día en el mar. Los aparejos que usamos de fondo, le agregamos una boya a unos 15 cm del anzuelo para que la carnada se levante del fondo. La boya nos va a permitir varias cosas, en principio que nos trabaje mejor la carnada, segundo que el anzuelo no se caiga al fondo con la carnada y por consiguiente se enganche en una piedra, y por último lo fundamental la boya que sea de unos 15 a 20 cm de diámetro, esto va a permitir, que si clavamos un tiburón especie escalandrun, no se trague el anzuelo. Generalmente esta especie se suele tragar toda la carnada, y llevarse la misma hasta el estómago,  por ese motivo la boya termina haciendo un tope dentro de su mandíbula para que esto no suceda, y estos siempre comen en el fondo únicamente.
TIBURÓN MARTILLO
Así fue que comenzamos a pescar casi de un modo inmediato. Anchoitas y magru cortado como carnada, empezaron a salir las primeras corvinas rubias, luego se sumaron a la zona los gatuzos, y de este modo estuvimos aproximadamente unas dos horas pescando una muy buena variada, salieron también bagres, pez palo, palometas, anchoas de banco, etc. Mejor no nos podía ir con la variada. De pronto, Don Luis parece que traía una corvina, y algo la sorprende desde abajo y se la lleva, junto con parte de la brazolada de la línea de pesca. Sin ninguna duda, estábamos en presencia de un tiburón. El pique de variada se había transformado en nulo. Generalmente pasa lo mismo en los meses de verano. Cuando estamos pescando variada bien firme, siempre aparece a la zona un tiburón, y lo más probable que suceda a continuación es que la variada de mar se retire, quizás sea el instinto de supervivencia, o tal vez las reglas de juego de la vida marina, pero siempre pasa lo mismo, y nosotros sabemos que de un momento a otro algo nos va a sorprender. Bueno, a eso habíamos ido. Cuando esto pasa hay que sumarse de paciencia y a esperar las corridas. Las corridas pueden venir de un modo inmediato o a veces dos horas más tarde, o vaya saber cuándo. Nunca sabemos que va a hacer el tiburón. Lo cierto es que nos quedamos sin pescar variada de mar, y antes que comenzara el aburrimiento absoluto comenzaron nuevamente los piques de variada. Una corvina rubia, un besugo, luego todo se lleno de besugos, la sonda me daba una marca muy grande de esta especie. Era tirar y clavar un besugo, la verdad me había puesto contento por los pescadores, porque sabía que el tiburón andaba en la zona, y este cardumen lo iba a traer cerca de la lancha.
TIBURÓN MARTILLO
De pronto, el pique se volvió a poner totalmente nulo, se retiraron los besugos, y una de las líneas que había fondeado comienza a tensarse. Los pescadores expectantes. Mi primer orden fue que retiraran todos los equipos livianos, y que los acomodaran en la embarcación con cuidado. La línea seguía tensando, el carrete del Penn Senator 9/0 comenzó a rodar lentamente, la chicharra empezó a sonar, el grampín que habíamos utilizado se cortó, la línea quedo liberada totalmente con el tiburón, y la chicharra del Penn que no dejaba de sonar pero con el carrete siempre rodando lentamente. Se trataba de un pique clásico de tiburón escalandrun. El tiburón bacota toma la carnada y sale corriendo te vacía el reel en segundos si lo desea (en una oportunidad medí la velocidad de estos ejemplares y me dio 54 km por hora, con una tanza marcada para tal fin, si no es esta la velocidad es casi parecida, lo cierto que no hay registros de la velocidad de estos ejemplares al menos hasta lo que yo conozco, podríamos tomar esto como un primer registro creo), pero en el caso del tiburón escalandrun toma la carnada, tiene un movimiento más lento, y la va llevando, en un momento para y en ese momento está comiendo la carnada, cuando arranca por segunda vez es cuando debemos realizar el movimiento de clavada. Y así lo hicimos.
Fue una clavada espectacular, se sentía en la clavada el peso del animal. Quienes nos dedicamos a esto casi que en la clavada podemos darnos cuenta del peso del mismo, y este se trataba de uno más que interesante por la presión que ejercía. Mi primera impresión fue que tenía seguro más de 100 kg.
Pero había algo raro, los movimientos eran más violentos que de costumbre. Los tirones eran más agresivos, se sentía cabecear al tiburón en movimientos cortos y bruscos. Si bien habíamos sacado muchos tiburones escalandrun en el mes de enero, generalmente sacamos esta especie en meses anteriores a que se caliente el agua. Los tiburones son muy vulnerables a los cambios termales, una misma especie cambia de comportamiento de acuerdo a la temperatura del agua, y esto se sabe que es así. Ese día hacía mucho calor, y veníamos de una correntada cálida de varios días, entonces era muy probable que la actitud en este caso del escalandrun fuera más agresiva. Este dato no es menor, porque cuando hablamos de hacer la pesca deportiva del tiburón, todos siempre apuntamos a clavar un tiburón especie bacota, al menos en la Argentina,  porque pelea mucho más, porque la corrida es más violenta, y porque demanda mucho más tiempo traerlo. Además el tiburón bacota es más estilizado, su aleta caudal tiene una V bien pronunciada y lo hace más ligero, por eso se alimenta con peces más veloces, en cambio el escalndrun tiene una aleta caudal diferente que lo hace más lento además su cuerpo es desproporcionado en relación a sus aletas dorsales, además suelen ser más robustos no tan estilizados,  y todos estos aspectos a la hora de pescarlos deportivamente se pone más lento. Es muy común en este sentido escuchar a pescadores avezados decir que no quieren pescar un tiburón escalandrun porque es casi como arrastrar una bolsa de papa, que no pelea, etc, etc., a esto sumarle que como la mayoría no usa la boya grande pegada al anzuelo, entonces el escalandrun se traga literalmente la carnada y lo terminan enganchado casi del estomago. Es obvio que va a pelear mucho menos. Pero cuando el agua está caliente y el anzuelo viene clavado de mandíbula, las condiciones cambian, se ponen muy agresivos y obviamente la pelea con el oponente en este caso va a ser diferente.
EL TIBURON ESCALANDRUN DE ESTE RELATO
Hay que saber que el tiburón escalandrún no muerde como el bacota, en cambio absorbe agua al mismo tiempo que a su presa y utiliza sus largos dientes en forma de lezna, para fijarla y luego tragarlo completo casi sin masticarla. Por eso la segunda corrida, porque mientras van nadando también van engullendo, ese va a ser el momento de la clavada y el momento en que va a funcionar la boya cerca del anzuelo, la misma va a quedar trabada en la dentadura y de este modo el anzuelo no va a ser tragado. Cuando tensamos el leader cede entre los dientes cerrados y el anzuelo se va a clavar en la mandíbula. ¿Porqué es importante que el anzuelo quede en la mandíbula?, para hacer la liberación de la especie pertinente. El tiburón escalandrun, figura en el listado rojo de emergencia a nivel mundial. Corre riesgo de extinción, pero además la reglamentación de pesca deportiva en Argentina al menos, dice que solamente podemos pescar tiburones con devolución. La devolución obviamente no es una tarea sencilla hay que hacerlo al menos una vez con alguien que tenga experiencia en la materia. Un animal de estos nos puede causar graves accidentes.
Siguiendo con el relato, le paso después de la clavada la caña a Don Luis que a eso había venido. Don Luis lo peleo como lo hacen los mejores, lo sostuvo unos 30minutos pero los brazos comienzan a cansarse, el reto del pescador es no pasar la caña, y entre Don Luis y el escalandrun había más de 100 metros y ambos se negaban a claudicar. El tiburón seguía dando tirones y sacando nylon, la manera de ayudarlo sin tomar la caña fue pelearlo a la deriva, y cada vez que Don Luis movía la caña, se movía la lancha pero no el escalandrun que parecía agarrado del  fondo (lo más parecido como oponente podrían ser las rayas amazónicas que alguna vez he capturado en Perú, con registros de más de 100 kilos). Pero en un momento el tiburón que veníamos peleando cedió, y ese fue el momento en que comenzamos a subir al escalandrun. Verdaderamente ese tiburón estaba muy enojado, todavía faltaba ponerle la marca (de Conservar Tiburones en Argentina), y medirlo, ya vimos que era especie hembra. Estaba complicado para arrimarlo a la embarcación por el comportamiento del mismo. Después de un rato de tenerlo en superficie y de tomar distancia con el remo, se decide no marcarlo, y solamente liberarlo. Para la liberación, no solamente hay que borrarle la rebarba al anzuelo, sino que en mi caso particular me diseñe una herramienta que es una especie de tenedor largo de casi un metro pero con dos puntas. Coloco esas dos puntas en la curvatura del anzuelo, le doy un movimiento firme y le retiro de ese modo el anzuelo. Al momento nunca falla, y es fácil de hacer. 
La alegría de los pescadores ese día fue tremendo, si bien no lo acercamos pegado a la lancha para hacer bien la medición, ese escalandrun hembra tenía entre 2,50 metros y 2,60 metros, casi en su máxima expresión, y su peso calculamos oscilaba en los 130 kg. Era verdaderamente todo un coloso del mar. Y así de ese modo, con esa captura dimos por concluida la jornada de pesca, quedando en nuestra bitácora mental, innumerable cantidad de imágenes mentales, momentos, etc, que formaron parte de este relato, de esos momentos de pesca que no se olvidan. La vida me posiciono en un buen lugar laboralmente, en ser muchas veces el mediador de la alegría de la gente, y eso es algo que llevaré siempre conmigo. 
DATOS PARA SABER DEL TIBURÓN ESCALANDRUN 
El tiburón especie escalandrun (carcharias taurus), actualmente se encuentra en el listado rojo con posibilidades de extinción a nivel mundial. A diferencia de otras especies, el escalandrun tiene una o dos crías cada dos años, en cambio el tiburón bacota tiene de 17 a 24 crías cada dos años. Si bien el tiburón bacota no se encuentra en este momento en el listado rojo, también hay que devolverlos porque ya sabemos el destino que va a tener, sino lo hacemos. Muchas veces escuchamos y decimos entre los pescadores, que los pescadores deportivos no dañamos nada la naturaleza si lo comparamos con la pesca comercial. Esto en el caso de los tiburones se ha comprobado que es un auto engaño. Porque si bien es cierto que los tiburones quedan atrapados en las  redes comerciales, se ha comprobado que la pesca dirigida como se hizo durante años deportivamente causa un daño tan grande o mayor de lo que se produce con las redes, por consiguiente los tiburones son tan víctimas de la pesca comercial como de la pesca deportiva. Pero además, lo que debemos saber, es que los tiburones están en peligro de extinción en todo el mundo, y su disminución causa graves problemas al funcionamiento de los ecosistemas oceánicos, porque los mismos mantienen el equilibrio alimentario en los mares. 
El contraplanteo siempre es el mismo, si los tiburones sobreviven al estrés de la captura y liberación. En cada captura siempre logro vivenciar lo mismo, una especie de agotamiento del tiburón que parece entregarse a todo, es el momento de medirlo y de marcarlo, abre su gran boca, se pone de costado o panza para arriba, le extraemos el anzuelo, y luego  lo liberamos. Al liberarlo, siempre le sujeto un poco firme la cola y en ese momento reacciona con toda la vitalidad del mundo. Es bien sabido que los tiburones parecen entregados pero tienen siempre de reserva pequeños brotes de energía, ese es uno de los motivos por el cual ponemos también a los tiburones en lo más alto de la escala de los predadores oceánicos. Hay investigaciones con rastreadores acústicos, que se colocan después de las capturas precisamente para investigar sobre el nivel de estrés de estos ejemplares. Se ha identificado que estos rastreadores marcan que los tiburones van hasta el fondo y durante días. Después de las capturas, siguen nadando, esto demuestra que el estrés de la captura, no lo daña. Si bien estos estudios están realizados en otros países que quizás invierten más en investigación, en Argentina venimos marcando tiburones con un precinto para poder marcar su ruta migratoria entre otras cosas. En mi caso personal, que vivo en la localidad balnearia de Santa Clara del Mar, Provincia de Buenos Aires., he marcado algunos ejemplares que han sido recapturados a doscientos y trescientos kilómetros  de distancia. Esto también implica de algún modo que el estrés de la captura, si la misma  fue con responsabilidad, lo mismo que su devolución, no daña al ejemplar. Es decir se recuperan. 
ESTAS FOTOS NUNCA MÁS, TIBURÓN ESCALADRUN ÚNICAMENTE CON DEVOLUCIÓN

ELEMENTOS DE PESCA PARA TIBURON ESCALANDRUN: 
ANZUELOS: MUSTAD 3406, 12/0 O 14/0. BORRAR LA REBARBA O MUERTE DEL ANZUELO PARA PODER LIBERARLO MEJOR.
LEADER DE ACERO DE 200 LB PARA LA CONFECCION DEL APAREJO
BOYA DE 15 A 20 CM DE DIAMETRO
ESMERILLONES GRANDES Y REFORZADOS
CARNADA: LISA O MAGRU
GRAMPIN PEQUEÑO PARA FONDEAR EL APAREJO
PARA ARRIMARLO Y REALIZAR LA DEVOLUCIÓN ES IMPORTANTE CANSARLO, FUNCIONA BIEN AGREGAR UN TRAPO MOJADO EN LA CABEZA CUBRIENDO LOS OJOS, O BIEN DARLOS VUELTA PANZA PARA ARRIBA, ENTRA EN UN ESTADO CATATONICO PERO NO DEBEMOS CONFIARNOS
DISEÑAR HERRAMIENTA PARA LA DEVOLUCIÓN

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR


WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

lunes, 20 de mayo de 2019

ALGUNOS VIDEOS DE PESCA DE TIBURÓN TEMPORADA 2019
















GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR


WHATSAPP: +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar