GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA
TELÉFONOS: 0223-4693210; O BIEN 0223-156859522; O BIEN ID 175*8169
EMAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar
Loading...

miércoles, 11 de julio de 2018

PESCA CON MOSCA DE DORADOS DE MAR



NO DEJES DE CONSULTAR SOBRE ESTE TOUR: 
TENEMOS EL MEJOR PRECIO, EL MEJOR SERVICIO, LA MAYOR EXPERIENCIA

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: 
AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA
TELÉFONOS:             0223-4693210      ; O BIEN 0223-156859522;
WHATSAPP +5492236859522;
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ecanueto,
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pescadeportivalobodemar/;
TWITTER: @lobodemarmardel;
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR;
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

viernes, 15 de junio de 2018

MITOS, LEYENDAS Y VERDADES SOBRE EL PREDADOR DEL OCÉANO, EL TIBURÓN. (por Eduardo F. Cañueto)

El tiburón es uno de los animales, que a la hora de generar un ranking, en cuanto a su peligrosidad, o de generar un sentimiento negativo en lo seres humanos con la posibilidad de ser devorado por un predador, sin ninguna duda, sube al podio en los primeros puestos. Pero este sentimiento o sensación de amenaza que tiene el hombre de ser devorado por un tiburón, viene arrastrado un poco por nuestras tradiciones culturales, y otro tanto por la ficción llevada a la pantalla grande, más que por verdaderos ataques en el mundo. De hecho existen en el mundo,  animales mucho más peligrosos, que provocan muchas más muertes de seres humanos que los tiburones, a los que no les tenemos tanto miedo, por ejemplo el mosquito. Estadísticamente por cada un millón y medio de personas que podrían morir por causa del mosquito en el mundo, potencialmente podría morir por causa del tiburón aproximadamente 10 personas. La diferencia es abismal, pero sin embargo el tiburón genera mucho más miedo. Claro, parece que la idea de poder aplastar con la mano un mosquito, nos da nosotros una suerte de superioridad en la escala de los seres vivos. Esto no ocurre obviamente con el tiburón y por lo tanto el hecho de presentarnos más vulnerables, posiblemente nos genere mucho más miedo. 
Desde la antigüedad, los tiburones eran considerados como seres demoníacos en el mar, que destruían todo lo que se encontraba a su paso o en su camino, es muy interesante leer en internet innumerable cantidad de mitos y leyendas, de diversas comunidades en el mundo sobre el terror y respeto que infundieron estos predadores oceánicos. 
La primera referencia histórica sobre estos animales, fue dada por Herodoto, nada más y nada menos a quien se lo considera como “el padre de la Historia”.  Herodoto fue un historiador que habito en la antigua Grecia entre los años 485-425 ac., y narra cómo los marinos persas, en una batalla cerca del monte de Athos, fueron derrotados y quedaron como náufragos a la propia suerte de ser devorados por demonios del mar. Otra referencia de estos predadores, la encontramos en el genio de Aristóteles, que vivió por los años 300 ac. . En el caso de este filósofo, hace algunas clasificaciones y refiere a estos animales sobre su reproducción interna, y contribuyo erróneamente que los tiburones debían girar, o avanzar con la aleta dorsal hacia abajo, para poder atacar mejor su presa o tragar mejor, debido a que su boca se encontraba escondida. Al respecto de este tema, sabemos que la realidad en cuanto a la boca, y movimientos de mandíbulas en el tiburón son otras, y detallaremos brevemente al final de este artículo, pero lo cierto que también este Aristóteles contribuyo a la creencia popular de un predador oceánico al que había que respetar mucho. 
Otro relato que también alimentó el conocimiento temeroso popular sobre los tiburones, lo encontramos en las sagradas escrituras, cuando Jonas, fue engullido por un monstruo marino, y luego vomitado en la orilla. Siempre se pensó que ese animal debiera haber sido una ballena, pero precisamente quienes tienen esta particularidad de engullir, y luego potencialmente mantener los alimentos en el estomago, es el tiburón. Por esa época, a la que refiere el relato bíblico, en el mar Mediterráneo habitaban muchos tiburones blancos, y existen muchos relatos de diferentes regiones del mundo, sobre tiburones blancos que vomitaron cuerpos humanos casi intactos. 
Sobre finales de la Edad Media, muchos artistas, basados en los relatos de los marinos, crearon figuras artísticas para retratar la fauna marina, y lo que generaba las mismas. Siempre con la idea de infundir el terror, muchas eran imágenes demoníacas con dientes de tiburones, o ataques de tiburones, pero sin ninguna duda alimentaron también el inconsciente colectivo sobre los tiburones. Ya los tiburones, no solamente eran máquinas de matar, sino que además, se tiño esa idea con cuestiones demoníacas, etc. 
Ya entrando en el Renacimiento, saliendo del oscuro y confuso medioevo, los tiburones comenzaron a tener atributos místicos utilizados para los guerreros, por ejemplo agregar dientes de tiburones en el puño de la espada, no solamente confería suerte, sino también una especie de poder. También, en la obra de Shakespeare “Macbeth”, cuenta como el personaje de la bruja, añade dientes de tiburones en la caldera, para dar una pizca de maldad en su pócima. 
Ya, en otro momento de la historia, mucho más reciente, en el período colonial, los marineros desarrollaron un verdadero odio por los tiburones. Sobrevivientes de naufragios, adornaban sus relatos con ataques de tiburones sanguinarios, por lo tanto ver un animal de estos, era signo de mal augurio en la navegación. Su captura implicaba una mezcla de deporte y venganza, el animal era mutilado, cortado en pedazos y arrojado al mar. La batalla ganada entre el pescador y el tiburón, era un presagio de buena suerte para la tripulación del barco, por si se cruzaban otros tiburones. 
Ya, con cuestiones más contemporáneas encontramos cientos de libros referidos a ataques de tiburones, sumando a películas taquilleras, etc., que sin ninguna duda contribuyeron a ese temor actual sobre los tiburones. Pero si bien es cierto de los ataques que ha habido en el mundo, también es cierto que somos todos herederos de esta tradición cultural que he manifestado, motivo por el cual, venimos magnificando todos nuestros relatos sobre tiburones. Es verdad que los tiburones son grandes predadores del océano, y que son máquinas de matar. Pero ¿qué es lo que matan? ¿Podemos hablar de matanza cuando esta especie se sabe mantiene el equilibrio de los ecosistemas marinos? ¿O bien será que la palabra “matanza” es un concepto demasiado humano tal vez para volcarlo a la naturaleza? 
Científicamente hablando, sabemos que los tiburones son los peces más antiguos del océano. Han resistido prácticamente todos los avatares de la evolución, y esta condición, en 400 millones de años, le ha permitido adaptarse al medio de la mejor forma para la supervivencia. Por ejemplo, algunas especies de tiburones pueden adaptarse al agua dulce o a cambios de salinidad; poseen entre 5 a 7 líneas branquiales a diferencia de todos los peces que poseen una sola; no tienen vejiga natatoria, pero si un gran hígado graso que los mantiene a flote; son un misil en el mar por tener una estructura hidrodinámica y poseer una aleta caudal grande otorgándoles ligereza, y destreza; al capturar su presa suelen perder dientes, pero los mismos se renuevan constantemente como si tuviera en su mandíbula una cinta transportadora que gira otorgando dientes nuevos; todos los seres vivos poseen un campo eléctrico y los tiburones lo pueden detectar, podríamos decir que este es un 6° sentido en el tiburón porque detecta los impulsos eléctricos de otros animales a la hora de cazar,
algunos como los tiburones martillos, pasan su cabeza muy cerca de la arena como si fuera un detector de metal, pero solamente para cazar peces escondidos; la visión es excepcional, no solamente ven de noche, porque tienen la capacidad de contraer o dilatar sus pupilas de acuerdo a la luz, sino que en aguas turbias bajan una especie de lente, llamada membrana nictitante, a modo de protección; con su olfato pueden identificar una presa herida a unas cuantas millas de distancia; poseen terminaciones nerviosas que le permiten identificar cambios termales en el agua, corrientes, y el más ligero movimiento; y sus oídos están conectados a su línea lateral, pudiendo escuchar sonidos de baja frecuencia en grandes profundidades.
Estas son algunas de las características generales de los tiburones, que viéndolo así, pareciera que es una especie inmune e indestructible. Pero sin embargo en estos momentos, es una especie amenazada en todo el mundo. Algunas comunidades de pescadores, sostienen que el tiburón es una amenaza para otras especies en el mar, por lo tanto hay que matarlos porque va en contra del negocio; aunque parezca mentira, todavía hay pescadores que sostienen que hay que matarlos porque son peligrosos para el hombre; también hay comunidades en el mundo que matan los tiburones solamente por sus aletas que son codiciadas gastronómicamente; otras comunidades comen íntegramente el tiburón; etc. etc., lo cierto es que esta combinación, actualmente ha alterado el mundo de los tiburones, y por consiguiente los ecosistemas marinos. Se sabe que los tiburones garantizan la diversidad de las especies en los océanos y mares, eliminando los débiles y enfermos, y a mantener un equilibrio entre los competidores. Sobre la incidencia favorable de los tiburones en mares y océanos podríamos escribir cientos de páginas. Actualmente hay muchos programas de investigación que avalan este concepto. 
En mi caso particular, trabajo como guía de pesca hace más de 30 años, puedo dar fe de la merma de tiburones en el mar. Durante muchos años fui partícipe de esta matanza de tiburones, quizás por herencia cultural, quizás porque era lo que veía hacer por otros pescadores, o bien por ser lo que me enseñaron, o bien para alimentar mi ego como pescador, no lo sé.  Tarde algunos años en darme cuenta que era una incongruencia lo que estaba haciendo, la mayoría de las personas, me contrataban como guía de pesca, para ir a matar un tiburón, por el solo hecho de lograr ese trofeo, una foto con el tiburón colgado, o hacerse acreedor de una mandíbula, etc. Por suerte la vida te da posibilidades para reivindicarte. Por ejemplo, una es esta misma, la de poder escribir para Caza y Pesca Perú mis experiencias para que otros no cometan los mismos errores, quizás algunos lean la nota y den cuenta de su propio error también. Otra posibilidad es que con un grupo de pescadores, nos comenzamos a reunir en el año 2005, y logramos junto con unos biólogos marinos, cambiar la reglamentación de la pesca deportiva del tiburón en la provincia de Buenos Aires en Argentina, y luego con los años se hizo extensible a otras provincias también. A partir del 2007 la pesca deportiva del tiburón en Argentina se puede realizar únicamente con devolución. Y por último, ya desde hace algunos años en Argentina se formo un grupo, junto con unos biólogos marinos, que se llama Conservar Tiburones en Argentina, donde algunos pescadores, entre los que me incluyo, pescamos los tiburones y les colocamos una marca en la aleta dorsal para su investigación. Solamente en esta última temporada, he podido marcar más de 50 ejemplares, y en pocos años comenzamos a ver más tiburones que antes. Algunas de estas medidas personales, sin ninguna duda han hecho que no quedara condenado en los errores del pasado, y mi perdón a la Naturaleza he querido que sea de la mano de la acción, que a mi modo de ver es actuando como debemos corregir las faltas para no quedar en el mero discurso. Por último, aprovecho para agradecer profundamente a esta editorial, que me permite todos los meses, poder expresarme libremente sobre lo que más me gusta que escribir entre otras cosas sobre pesca deportiva y el cuidado de los recursos naturales. 


GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR

WHATSAPP +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com









jueves, 19 de abril de 2018

PESCADOR VERSUS GUAJU (por Eduardo F. Cañueto)

Un pez que embiste el señuelo de un modo vertical y salta afuera del agua casi un metro, o toma el señuelo en superficie y comienza a nadar a mas de 80 km por hora llevándose por delante otras líneas y cortando todo, de corridas frenéticas y agresivas, un pez que te deja el señuelo nuevo muchas veces todo masticado y para el recuerdo, un pez que a veces te vacía los carretes, que puede medir casi 2,50 mts de largo, y puede llegar hasta los 83 kg.. Si esto fuera una adivinanza no tardaría en decir que se trata de un wahoo, peto, pez sierra, sierra golfina, sierra canalera, peto wahoo, peje sierra, o simplemente guaju. Estos son los diferentes nombres, según en la región o país en que se encuentren, que toma este depredador de cuerpo largo, cilíndrico, y cabeza cónica, bien hidrodinámico que muchas veces nadando  en superficie lo vamos perdiendo de vista por su velocidad. Para aquellos que no conocen la especie, se trata de un pez de color gris plata azulado rodeado por aros de color azul más oscuro, muy similares al marlín rayado y lo encontramos en todos los mares tropicales y/o sub tropicales del mundo. Yo particularmente los he pescado en la Fernando de Noronha (Brasil), en el archipiélago de Galápagos, en distintos puntos de Ecuador, en Los Roques (Venezuela), en Colombia, en Panama, y en Costa Rica, pero en líneas generales en nuestro continente se sabe que se lo captura desde la parte norte de Perú pasando por todo centro América incluyendo México, y del lado del Atlántico desde la línea Ecuatorial para arriba hasta el golfo de México. 

 Si bien comen todo tipo de presas como sardinas, anchoas, calamares, bonitos, etc., habitualmente se lo encuentra en bajos, o como denominamos los navegantes en los secos, es decir en los lugares menos profundos. Pueden estar dando vueltas alrededor de una piedra sumergida, o un islote, o como lo encontramos en Galápagos en islas sumergidas, es decir en bancos que tienen unos 30 metros de profundidad pero con abismos de 600 metros o más. La característica principal precisamente de estos ámbitos es la concentración de carnadas. Generalmente se lo encuentra en grupos pequeños, salvo en Galápagos que he tenido la suerte, como en mi reciente viaje, de encontrarlos acardumados en cantidades industriales.
Paradójicamente, estos peces tan castigados comercialmente por su alto valor gastronómico, como si supieran los encontramos altamente concentrados en una reserva marina en la que no se puede pescar con redes, como lo es Galápagos. En este sentido, a mi criterio, se demuestra una vez más que el cuidado de ciertos lugares en el mundo sirve para la repoblación de algunas de las especies perseguidas y para evitar su extinción.
Pescar un guaju, no es tarea sencilla, es más bien todo un desafío para el pescador deportivo. Habitualmente es una especie que se la pesca en la modalidad de trolling, pero también se lo puede hacer más deportivo en la modalidad de jigging, o popping, también los he visto pescar con mosca pero la tarea no es tan sencilla. En principio se va con el barco navegando con los teasser separados del barco, y cuando se lo ve venir se lanza la mosca, casi un formato muy similar a la pesca con mosca de los marlín que también hemos realizado alguna vez en Galápagos pero que será motivo de otro tema, quizás para futuras ediciones de CAZA Y PESCA PERU. Pero en el formato tradicional, se lo pesca con rappalas X-RAP, con un leader de hacer de al menos unas 80 libras y por lo menos unos 50 cm de largo, navegando a unos 8 a 9 nudos, o bien con pulpos con cabeza de plomo navegando a 12 -15 nudos, o con carnadas naturales, la mas usada es el ballyhoo,  y también agregando un leader de acero. Es muy importante el leader de acero, puesto que su boca se encuentra plagada de filosos dientes, además de tener una fortaleza increíble estos ejemplares.
En mi reciente viaje de pesca en Galápagos, habiendo tanto guaju, decidí un desafío mayor para el grupo, haciendo que los pescaran con equipos más livianos, cañas de 20 a 60 libras, con carretes frontales de la línea okuma cedro 5000, con carga de multifilamento de 110libras color amarillo, en la salida un metro de fluorocarbon del 0.92 mm, y unos 50 cm de un leader de acero que uso bien flexible de unas 80 libras. Junto al leader pescamos con jiggs benthos de unos 250 gramos y otros con poppers de unos 120 gramos. Tomar un ejemplar de estos en la modalidad de trolling, es increíble, pero  pescarlos con jiggs o bien con poppers en superficie, es una sensación de pesca casi insuperable. La mayoría de los piques funcionaban de la misma manera, una vez clavado teníamos una corrida inicial de unos 50 metros con el popper en la boca, luego lo traíamos hasta el barco, y cuando veía el barco cerca, corría aproximadamente unos 150 metros. Verdaderamente super emocionante, dan un giro en sus corridas de 180 grados. En la segunda corrida perdimos con más de un ejemplar toda la carga completa del reel que era de unos 220 metros, imparable, y una sensación de pesca, de esas que se graban para toda la vida, al menos aquellos que vivimos la pesca de un modo bastante particular. Las cañas dobladas al máximo, los carretes casi frenados, la chicharra de los reeles que no paran nunca, equipos en su máxima tensión, y nosotros desplegando una adrenalina a full, con gritos similares a los de una jineteada.
Un aspecto que ya no ronda lo deportivo, pero que también hay que comentarlo, es que cuando estamos decididos a pescar un guaju, hay que saber que es casi muy difícil su devolución, y que tenemos que estar mentalizados a su sacrificio. Su pelea es tan grande que muchas veces se desprende el hueso de su boca, y por otra parte al tener dientes tan complicados y tanta fortaleza, corremos nosotros riesgos en querer hacer una devolución correcta. 
Ahora bien, en todas las pescas siempre existe algo que a mi entender favorece la actividad, si bien no hay una regla general para realizar la pesca, en mi cuaderno de anotaciones me ha dado una estadística con respecto a la pesca de esta especie, que cuando la luna está llena, el mejor pique va a ser en el pare de marea, y si esta situación se da a última hora del día o a primera hora de la mañana, mucho mejor. Esto último no deja de ser una apreciación mía, y por tanto pasible de error, pero de lo que si estoy completamente seguro es que cada vez que un pescador deportivo se enfrenta a un guaju, ese enfrentamiento caña mediante termina siendo un reto, algunas veces gana el pescador, y otras muchas el guaju, y así debe ser, no solamente para alimentar nuestro imaginario colectivo en cuanto a las capturas no realizadas, sino además para que la naturaleza siga manifestándose de diferentes formas por encima del pseudo-poderío del hombre. 



GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR

WHATSAPP +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar
INSTAGRAM: pescadeportivalobodemar
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com


domingo, 8 de abril de 2018

DANZA CON LOBOS

En cada tour internacional Lobo de Mar, realizamos en nuestro momento de descanso alguna actividad recreativa. Un pequeño video de lo que fue un snorkel en el pacífico ecuatoriano con lobos marinos



NO DEJES DE CONSULTAR SOBRE ESTE TOUR: 
TENEMOS EL MEJOR PRECIO, EL MEJOR SERVICIO, LA MAYOR EXPERIENCIA

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA

TELÉFONOS:             0223-4693210      ; O BIEN 0223-156859522;
WHATSAPP +5492236859522;
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ecanueto,
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pescadeportivalobodemar/;
TWITTER: @lobodemarmardel;
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR;
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

sábado, 7 de abril de 2018

LOS GUAJU, PURA POTENCIA EN EL MAR



NO DEJES DE CONSULTAR SOBRE ESTE TOUR: 
TENEMOS EL MEJOR PRECIO, EL MEJOR SERVICIO, LA MAYOR EXPERIENCIA

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)

CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA

TELÉFONOS:             0223-4693210      ; O BIEN 0223-156859522;
WHATSAPP +5492236859522;
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ecanueto,
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pescadeportivalobodemar/;
TWITTER: @lobodemarmardel;
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR;
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

PELEANDO CON UN MARLIN NEGRO



NO DEJES DE CONSULTAR SOBRE ESTE TOUR: 
TENEMOS EL MEJOR PRECIO, EL MEJOR SERVICIO, LA MAYOR EXPERIENCIA

GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO (LOBO DE MAR)
CONTACTO: AVDA. MONTREAL Nº 1028 - SANTA CLARA DEL MAR - BUENOS AIRES - ARGENTINA

TELÉFONOS:             0223-4693210      ; O BIEN 0223-156859522;
WHATSAPP +5492236859522;
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ecanueto,
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/pescadeportivalobodemar/;
TWITTER: @lobodemarmardel;
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR;
E-MAIL: lobodemarmdq@yahoo.com.ar

lunes, 18 de diciembre de 2017

BUSCANDO EL TUCUNARE EN LAS COCHAS CENTRALES (por Eduardo F. Cañueto)


Cada vez que me siento a escribir sobre pesca, me preparo un buen café, y comienzo a concentrarme para tratar de recordar cada uno de esos momentos, volcar mi experiencia y ser lo más descriptivo posible. Pero cuando escribo sobre pesca deportiva en la selva amazónica, son tan intensos esos momentos de vida, que recordarlos es casi como tener la caña de bait o de mosca en la mano, una suma de emociones que probablemente se resuma en felicidad. Pescar en el amazonas, es pescar en el lugar biológicamente más rico del mundo, y aquel que alguna vez tuvo la posibilidad de visitarlo, comprenderá sin ninguna duda mis sentimientos. Una diversidad de especies que vive en el paraíso, un paraíso que cambia de colores, de temperaturas, de ríos que suben y bajan de nivel, de lagos o cochas que se secan, de especies que dan cuenta de ese paraíso, pero también dan cuenta que vivir en el paraíso tiene su precio.
Ese precio es la lucha por la supervivencia. En este sentido quien se sabe pescador, o al menos un eterno aprendiz como yo, tiene que jugar con estas variables, tratar de aprender el comportamiento de las especies. Los peces por ejemplo, se comportan de un modo distinto en periodo de desove, con lluvia, al amanecer, en crecientes, en vaciante, en aguas quietas, en aguas rápidas, según la alimentación que tengan cerca, según estén con su cría, según el nivel de oxigeno del agua, según la luna, etc., etc., etc.,.
Una de las pescas en la cuenca del amazonas más nobles para mi suele ser la de las tarariras, o fasacos, como se llaman en Perú. Pescar tarariras es todo un desafío porque hay que encontrarlas, debemos provocarlas con el señuelo indicado, y cuando se enojan atacan. El señuelo puede ser grande, pero lo atacan, hoy atacan con un señuelo, mañana con otro, pasado mañana toman uno de otro color, al día siguiente un popper, al otro día un paseante, y así siguiendo podemos estar todo el día describiendo cosas.
Los peces de ataque como los fasacos tienen ese comportamiento variable, y esa es una de las características que más seduce al pescador deportivo. Pescar un fasaco entonces, es mostrarnos en nuestras habilidades como pescador. Esta es una de las especies, que de niño me volcaron a la actividad, mientras las pescamos aprendemos todos los días algo nuevo. Muy similar a estas variables hablando de especies amazónicas, en cuanto formas de  ataque a nuestros señuelo, colores que vamos cambiando y combinando para llamar la atención en la pesca, por movimiento, por sonido, etc, es sin ninguna duda la pesca del tucunare, pero además de las variables antes mencionadas, para lograr pescar esta especie se suman otras nuevas. Mientras que para lograr capturar un fasaco, preferentemente buscamos las zonas bajas y barrosas, con el tucunare las condiciones son diferentes, necesitamos más caudal de agua, palos, etc, en fin otras condiciones que hacen a la pesca todavía mucho más desafiante coronándose de este modo como un verdadero trofeo en pesca deportiva.
Tanto en la cuenca del Orinoco como en la del río Amazonas, encontramos distintas especies de tucunares, y algunas subespecies. También encontramos distintos ámbitos geográficos para pescarlas, por ejemplo en Colombia, Venezuela, o la mayoría de los lugares propuestos de Brasil, pasamos navegando de ríos ingresando a los lagos donde el agua se encuentra más tranquila como para pescarlos, que si bien se pueden pescar en ríos, generalmente los encontramos mejor en lagos porque ahí es donde van a cuidar y tener su cría generalmente. Pero mayormente lagos y ríos se encuentran conectados.  En algunos países como en la selva peruana, sitio que vengo caminando, investigando, y pescando ya desde hace más de 11 años de norte a sur, el atractivo principal para la pesca de los tucunares es que podemos encontrar caminando por la selva en algunos lugares, lo que se denominan cochas centrales (la única manera de caminar por estos sitios es con lugareños, o conocedores de la selva, porque en la medida que nos acercamos a la cocha se va abriendo camino con machetes). Las cochas centrales son lagos desconectados prácticamente de los ríos, o bien conectados por un pequeño caño, o arroyo (se desconectan en época de vaciante cuando los niveles de agua bajan).
En las cochas centrales se da algo bastante particular, que a mi entender lo califica como un buen ámbito para la pesca deportiva. Además del entorno de pesca, que es inigualable, con sonidos de distintas aves, monos, zumbidos de insectos, etc., estas cochas se presentan como un verdadero ámbito gastronómico para las especies. Los peces tienen de todo de todo para comer, como ser: peces, frutos, insectos, etc., pero toda esta comida lentamente comienza a mermar, y al mismo tiempo comienza el periodo de desove. Seguramente lo primero que empieza a desaparecer son todos tipos de alevinos, como mojarras, bocachicos, etc., los lagos no se encuentran conectados con los ríos, y por ende no hay reposición. En esa lucha por la supervivencia, en estas cochas centrales ocurre verdaderamente de todo, su observación nos permite comprender las diferentes formas de vida. En sus partes más profundas se encuentran también los gigantes, los paiches (arapaimas), uno de los pocos peces del mundo que puede tomar oxigeno del aire, y verlos mientras pescamos, es verdaderamente majestuoso. Por eso pescar un tucunare en estos ámbitos que son casi como paraísos perdidos, escenarios virginales de pura naturaleza, es verdaderamente todo un desafío de lanzamiento de un señuelo contra los palos, de elección de señuelo según la época, de colores, etc., pero lograrlo es verdaderamente emocionante, ver a un pez que derrocha casi toda su energía en el ataque, que a su vez es sumamente rápido, vigoroso, que no escatima potencia cuando quiere capturar su presa, en este sentido, el tucunare es todo un gladiador de la selva.
De todos los tucunares que encontramos en la cuenca amazónica en los distintos países, el tucunare de Perú es de color amarillo y verde con tres barras negras en los lados y aletas pectorales, caudales y anales de color rojo-naranja (también he encontrado otras dos subespecies con tonalidades diferentes). La característica principal es que los piques son totalmente explosivos, muchas veces nos cabecea los señuelos y otras tantas nos enderezan los anzuelos. Su peso máximo puede llegar a los 6 kilos. 
Durante el 2017 una vez más estuve visitando algunos sitios de la selva peruana en diferentes meses de la época de vaciante, estuve pescando en los meses de julio, agosto, setiembre, y octubre. Verdaderamente pude comprobar el aspecto cambiante de la selva de este modo. Por ejemplo los colores de los señuelos que me funcionaban en el mes de agosto no fueron los mismos que funcionaron en setiembre, y así siguiendo. Claro, a pesar de ir a los mismos lugares, la selva no era la misma, la claridad de las cochas era otra, los camu camu aparecían en la orilla más sobre fin de la vaciante (estos frutos contribuyen también en la alimentación de las cochas), los alevinos iban desapareciendo, los tucu desovando, etc., las condiciones cambian, por consiguiente la mirada del pescador también tiene que cambiar. Este año, particularmente me ofreció unos sitios nuevos de pesca y su servicio, un joven empresario iquiteño, el amigo Rodolfo que opera en varios ríos de la zona, entre ellos el río Mazan, la particularidad de este operador, es que además es pescador, y sabe lo que uno viene a buscar. En este lugar, en el pueblo de Gamitana Cocha tiene un albergue estilo rústico, muy bien armado para hacer base de pesca en la zona, o bien simplemente para disfrutar del entorno y de la vida amazónica. Llegando al albergue nos topamos con Carlos, encargado del lugar, que venía surcando con su peque peque por el Mazan para darnos la bienvenida.
La familia encargada del albergue nos recibe con mucha amabilidad a nuestra llegada, con un refresco preparado por la señora Lidia. El amigo Paco de Iquitos, junto con Lidia de Gamitana nos hicieron degustar de toda la gastronomía de la zona de una manera espectacular llegando al medio día, de entrada un arroz pintado con cecina  y verduras, con algunos patacones y ensalada. En el recibimiento del albergue también nos espera Rodo, un mono choro criado por los niños de Carlos, todo un viaje de verdadera aventura. Mi viaje a la selva peruana me ratificó una vez más que el tiempo de la vida de uno, no se mide con bienes materiales, sino más bien se mide en amaneceres y atardeceres, pero también estos viajes me indican que el tiempo también es valioso en la selva, ajustándose a los ritmos naturales de la vida misma. Por eso pescar en la selva, es una verdadera experiencia para compartir.
Dedico esta breve nota al pueblo de Gamitana Cocha, y en particular a la familia de Carlos por su hospitalidad, buena predisposición y amabilidad, un pueblo de buena madera (en Argentina utilizamos la expresión “buena madera” para referirnos a las personas sanas y de buenos sentimientos). Y en líneas generales dedico la nota a mis amigos de la selva peruana, lugares en donde los ríos corren pero el tiempo se detiene…


SUGERENCIAS A TENER EN CUENTA PARA LA PESCA DEL TUCUNARE EN LAS COCHAS CENTRALES
I. Los horarios son fundamentales a la hora de pescar esta especie, habitualmente tenemos como horario mejor de pesca la mañana temprano, ni bien aclara y los pájaros comienzan a cantar, y la caída del sol. Todo parece indicar que desayuna como un rey, pero no sigue la regla porque también cena como un rey
II. Pescar en una cocha central, es como pescar en un santuario de peces, y hay que respetarlo. Si queremos tener éxito en la pesca deportiva lo primero que tenemos que tener en cuenta es el tema de los ruidos. No hacer nada de ruidos es el concepto central: si vamos a pescar en canoas el uso del remo es fundamental para desplazarnos, no debemos hacer ruido con el mismo, la remada debe ser lenta. Tampoco debemos gritar de alegría cuando tenemos una captura, o dialogar en un tono alto con nuestros compañeros de pesca. Los ruidos artificiales asustan a los peces, por eso también hay que entrenarse en la caída de los señuelos en el agua. El señuelo en nuestro lanzamiento no debe ingresar rebotando, hay que buscar la parábola de caída para que el mismo no haga mucho ruido al caer, obviamente esto siempre va a depender del tipo de señuelo (sobre el uso de señuelos estaremos realizando otra nota).
III. Buscar la zona de los palos es lo mejor, generalmente es común verlos, si el agua está clara, en la sombra de los palos, o entre las empalizadas. Si bien esto genera una dificultad para la pesca, la dificultad misma termina siendo un atractivo para la actividad que buscamos por ser más desafiante todo. Hay que lograr sacarlo de los palos sea por señuelo sonoro, o por algún color que le interese
IV. Cuando pescamos es importante el tema de los frenos. En todos estos años de pesca vi muchas cañas rotas, y básicamente eso sucede porque tenemos los carretes muy frenados. Mas del 50 % de los piques siempre son al lado de la embarcación, por eso que si tenemos el carrete del reel frenado y nos toma al lado de la embarcación, y nos sorprende el pique, que es lo que ocurre mayormente, nos vence y partimos la caña por poner punto de apoyo en este caso con la borda de la lancha y la caña. Siempre el tiro que más funciona para esta pesca es el lance más lejano, cerca o pegado al palo, seguramente el tucunare lo va a seguir hasta al lado de la lancha.
V. La velocidad del uso de los señuelos es fundamental a la hora de pescar. No todos los señuelos se usan del mismo modo. Por eso debemos usar los señuelos antes de cambiarlos en diferentes ritmos. Para mi gusto, la mejor pesca de tucunares se realiza con señuelos de superficie, sean poppers o paseantes. En el caso particular de los paseantes, hay que intentar mover la puntera de la caña hacia abajo en movimientos cortos y enérgicos para lograr que el señuelo se mueva como haciendo zetas en el agua, o zig-zag. Luego de varias zetas, a mi siempre me funciona esperar unos segundos con el señuelo quieto, y luego comenzar a moverlo nuevamente. Es decir mover el señuelo, esperamos unos segundos, y comenzamos a mover el señuelo otra vez, de ese modo con estos señuelos de superficie podremos ver el ataque explosivo del tucunare. Vale la pena intentar este movimiento.
VI. El macho, que lo identificamos fácilmente por la ojiva, suele cuidar los más de 5000 huevos que pone la hembra junto al palo, y luego una vez que eclosionan, también sigue cuidando las crías. En esta época responde muy bien a los señuelos rojos, o cardenales, o peruanitos (blanco rojos).También en algunos momentos de peligro, el macho suele abrir su gran bocota y proteger a las crías dentro. Esta particularidad se repite también en otras especies del amazonas, como por ejemplo la arawana.(remitirse sobre este punto, nota escrita sobre pesca deportiva de arawanas para CAZA Y PESCA PERU, en ediciones anteriores)
VII. La línea ventral o lateral del tucunare, tiene un diseño bastante particular, le permite captar las vibraciones de otras especies, por eso funcionan los señuelos ruidosos. En el caso del spinner bait por ejemplo, genera una vibración que simula un conjunto de alevinos pequeños nadando, eso es lo que le despierta el interés al tucunare. Este señuelo, como tiene un anzuelo sólo de una sola punta, es muy difícil que se enganche. Por eso, una buena técnica para su uso, es cuando lo lanzamos arrojarlo directamente a los palos grandes y secos que se encuentran en las orillas. Este señuelo, de muy difícil enganche, se va a deslizar y caer pegado al palo, el lugar preferido para los tucunares.
VIII. Este pez luchador, y tenaz, pelea sucio, cuando se encuentra atrapado con un señuelo, rápidamente corre contra un palo para sacárselo.
IX. Son importantes los niveles de agua para pescar
X. Hay veces que tenemos que pescar entre la maleza y los rameríos por eso es importante el largo de nuestra caña también. Si las cañas son muy largas, nos complica para hacer lances entre las plantas
XI. El tema de la devolución de las especies es muy importante si queremos seguir pescando en el futuro. Si bien es tema para otra nota, quiero explicarles que hacemos menos daño devolviendo las  especies grandes que las pequeñas. Los grandes son reproductores, y los pequeños tienen que seguir creciendo para poder lograrlo. Lo ideal es devolver en nuestra actividad todo lo que se pesca, y para devolver hay que saber hacerlo:
a. Tomar el pez con un trapo, el mismo nos permite sujetarlo mejor para no dañarlo
b. Manipularlo lo menos posible. Manipularlo en exceso le quita el mucus que es el primer medio de defensa contra muchas agresiones del medio.
c. Manipular el pez con movimientos lentos, para que no entre en pánico y se lastime solo.
d. No tener el pez en suspensión con los boga grip, o herramientas similares de uso para la pesca. Tenerlo en suspensión de ese modo le puede perforar la membrana gular.
e. Evitar las caídas accidentales
f. Tener a mano un copo (red)
g. No tocar las agallas, porque a pesar de ser el tucunare un pez muy agresivo, un pequeño contacto en las agallas puede dañarlo
h. No tenerlo fuera del agua mucho tiempo para la foto
i. Antes de liberarlo, apoyarlo en el agua teniéndolo de la cola con un guante para que no patine, y la otra mano apoyada en la panza. Una vez en el agua moverlo para adelante y para atrás hasta que se oxigene, tome energía y solo va a pedir salir. Muchas veces ocurre que se contracturan las agallas por eso es importante este movimiento
XII. Si quieren comer un tucunare, mi recomendación es que lo compren en el mercado, y verifiquen que el mismo sea de alguna granja de piscicultura. De este modo no contribuimos con el daño ocasionado en la selva por las redes, o por aquellos que pescan “deportivamente” pero se traen 10 neveras o heladeras llenas de pescado como lamentablemente lo veo en cada uno de mis viajes.
XIII. No olviden sus botas de caña larga para caminar en la selva.

NOTA: lo ideal para la pesca del tucunare es aprender por ensayo y error, es decir que cada uno aprenda de su propia experiencia, pero de todos modos espero que sirvan mis pequeñas apreciaciones que he redactado con mucho agrado para CAZA Y PESCA PERU.



GUÍA DE PESCA: EDUARDO F. CAÑUETO
PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR

WHATSAPP +5492236859522
PAGINA FACEBOOK: PESCA DEPORTIVA LOBO DE MAR https://www.facebook.com/LOBODEMARMDQ/
TWITER: @lobodemarmardel  https://twitter.com/lobodemarmardel
BLOG: pescandoconlobodemar.blogspot.com